¿Por qué no hay Huracanes en el Hemisferio Sur?

1
239

Las depresiones tropicales nacen en las zonas templadas de los océanos y se van desplazando al Oeste empujadas por los vientos dominantes que en esas latitudes son los Alisios. Se desplazan lentamente a unos 10 nudos, y a medida que avanzan van cobrando intensidad y se convierten en peligrosas sólo al cabo de varios días de crecimiento interrumpido. Los huracanes pueden nacer en mares cuya temperatura esté en la superficie por encima de 26º C y además en latitudes por encima de los 5º para que el efecto Coreolis se deje notar y se establezca el movimiento de rotación de la depresión.

Por esta razón las grandes tormentas nunca ocurren cerca de la costa oeste de un continente. Simplemente no tienen tiempo para poderse formarse. Las zonas peligrosas son aquellas en las que hacia el Oeste hay mucho mar como lo es el caribe mirado desde la costa de África, o la zona de Madagascar vista de la costa Australiana. La zona desde Hawai a Micronesia son también peligrosas al existir todo el Pacifico al Este para poderse armar con fuerza los tifones.

Una vez formados estos tienden a alejarse de la zona ecuatorial, aunque muchos de sus movimientos son erráticos e imprevisibles. Cuando llegan a tierra el roce con el terreno hace que rápidamente bajen de intensidad a la de tormenta tropical y se vayan diluyendo a medida que se adentran el continente.

En el Atlántico Sur la temperatura es algo inferior a la del norte, siendo insuficiente para desencadenar ciclones. No alcanza la temperatura crítica de 26ºC debido a la configuración de los continentes, la gran apertura hacia el Océano Ártico y las corrientes locales que enfrían el océano sur lo suficiente como para evitar la aparición de huracanes.

En el hemisferio norte y a latitudes entre los 5 y 10º  es donde el agua está más caliente, incluso que en el ecuador, siendo un campo perfecto para la formación de estos fenómenos atmosféricos. Esta zona conocida como ecuador meteorológico o zona de convergencia intertropical suele estar más cerca del ecuador durante el invierno, incluso pasando ligeramente al hemisferio sur durante los meses más fríos.

FUENTE: Fondear

Compartir
Artículo anteriorPARA SOBREVIVIENTES DE LA NAVIDAD
Artículo siguienteNudo de nueve

1 Comentario

Dejar respuesta