Mantenimiento de las velas

0
81

Como puedes alargar la vida de tus velas de crucero.
Por Bill Bergantz, North Cloth.
Las velas de crucero están diseñadas y construidas para durar mucho tiempo y tener un alto rendimiento. Si se
cuidan, pueden navegar con eficacia durante muchos años y muchas miles de millas; pero las cosas no siempre
marchan según lo previsto y a veces sucede que en un sólo momento se pueden causar grandes daños a una vela.
Las velas tienen muchos “enemigos”: el desgaste, la radiación UV, la sobrecarga, el calor excesivo, algunos
productos químicos… Casi todo lo que le puede pasar cae dentro de estas categorías. A continuación te daremos
unos cuantos consejos sobre lo que puedes hacer para que tu vela dure más y evitar los factores que acortan su vida
útil.
El mantenimiento preventivo puede suponer una gran diferencia:
1) Repasa la vela a menudo. Un repaso a fondo de las velas por lo menos una vez al año es una buena regla
general, aunque conviene hacerlo después de cada travesía larga o de una jornada accidentada. Busca zonas
desgastadas. Las costuras son lo más expuesto.Éstas pueden ser recosidas y en las zonas con mucho desgaste puedes
contemplar añadir más protección.
2) Mantén limpias las velas. Los tejidos sintéticos normalmente no se dañan por la suciedad, pero las velas sucias y
manchadas a menudo dan la impresión de estar desgastadas. Además, la suciedad actúa como un caldo de cultivo del
moho, que por sí mismo no ataca la durabilidad de la vela, aunque si vas a tener las velas guardadas en el interior de
la cabina, el olor puede privarte de parte del placer de navegar.
3) Controla si hay desgaste y agujeros. A menos que hayas arrastrado tu vela por el parking del puerto, es muy
probable que el desgaste y los agujeros hayan sido producidos por algún objeto punzante a bordo del barco. Cuando
la vela ya tiene el agujero es fácil volver y encontrar la causa del mismo, pero tiene más sentido redondear o cubrir
las superficies puntiagudas. Éstas pueden ser, por ejemplo:
• Las crucetas
• Los pasamanos
• Las luces de navegación u otros herrajes del mástil.
• Los mosquetones en las drizas.
• La sujeción en el mástil para el tangón y las líneas de vida.
• Los herrajes sobre cubierta.
• Los tambuchos, etc. .
4) Pídele a tu velero que monte refuerzos en la vela donde tocan las crucetas, la sujeción del mástil al tangón y
otros elementos que a menudo desgastan la vela. Incluso los bordes más redondeados pueden atravesar la vela con el
tiempo.
Precauciones
• La destrucción de la vela por parte de los rayos UV suele llegar sigilosamente, aunque éstos son
despiadados e implacables. El ritmo de la degradación depende del material, su posición en la vela y
evidentemente, del grado de radiación UV. Las diferencias pueden ser importantes. Una vela, que se
destruiría después de un par de meses en el ecuador, puede durar varios años sin sufrir daños por radiación
ultravioleta en nuestras aguas con menos luz solar. Pero lo mejor es no arriesgarse.
• La mayoría de los barcos están más tiempo en su amarre que en el mar. Por eso los daños por radiación UV
más importantes tienen lugar mientras la vela está enrollada. Las velas de proa enrollables deben ser
protegidas del sol directo mediante fundas; la vela mayor debe protegerse con una funda de botavara. Como
alternativa se puede elegir elaborar toda la vela o únicamente los últimos paños de la baluma y del pujamen
con un tejido resistente a los rayos UV. Otra solución, puede ser aplicar un tejido protector a lo largo de la
baluma y el pujamen de la vela de proa enrollable.
• El trimado es increíblemente importante. Además de mejorar el rendimiento de la vela, disminuir los
bandazos y aumentar la velocidad; un buen trimado ayuda a prolongar la vida de las velas:
La escota de la vela de proa. Si el punto de escota está demasiado cerca de popa, la baluma flameará
inevitablemente. Este flameo, a la larga, deformará la vela. Si el punto de escota está demasiado hacia proa
perturbará el flujo de viento sobre la cara de sotavento de la vela mayor y hará que ésta flamee, además, la tensión
añadida a la baluma tendrá como resultado una mayor deformación.
Batidor de baluma ajustable. La finalidad de los batidores ajustables es evitar que la baluma flamee. Como se ha
mencionado anteriormente, este flameo puede estropear la forma de la vela y en el peor de los casos puede producir,
como consecuencia, grandes daños en la misma. Los batidores deben ser fáciles de ajustar, ya que dependen de la
fuerza del viento y las condiciones. El batidor debe ajustarse de tal manera que la baluma no flamee. Si tienes dudas,
es mejor cazar el batidor un poco de más que un poco de menos.
Tensión de drizas. Si has tensado la driza de una vela de proa enrollable cuando estabas navegando, no te olvides
de amollarla de nuevo cuando llegues a puerto. Es fácil olvidarse de hacerlo, pero a largo plazo el olvido puede
significar deformaciones de la vela.
Sables. Si una vela está diseñada para ser utilizada con sables, procura que estén bien montados. En el caso
contrario podrás perder fácilmente uno o varios sables y la baluma empezaría a flamear. Eso contribuye a aumentar
el desgaste y reduce el rendimiento de la vela considerablemente.
Velas enrollables. Al enrollar tu vela total o parcialmente para reducir la superficie vélica cuando en viento sube,
asegúrate de que los materiales y la construcción son suficientemente fuertes. Si la vela no lleva refuerzos en los
puntos más expuestos a lo largo del pujamen y la baluma, considera pedirle a tu velero que los monte.
Los Lazy Jacks, los cabos que mantienen la botavara horizontal unida al backstay cuando no se navega, así como
los cabos de rizo, que golpean contra la vela, pueden, a largo plazo, desgastar los hilos de las costuras. Deben
ajustarse de manera que no golpeen contra la vela.
Los barcos grandes (más de 70-80 pies) presentan una serie de situaciones especiales:
• Los sistemas hidráulicos de reglaje de pujamen, de la contra de la mayor, de rizo y de drizas pueden ejercer
más tensión de la que pueda aguantar cualquier vela. ¡Ten cuidado!
• Las velas mayores enrollables pueden desgastarse mucho contra la superficie interior del mástil, cuando se
navega con motor, especialmente en olas grandes o cuando se está anclado. Procura que el interior del
mástil sea lo más liso posible y comprueba a menudo el estado de desgaste de la vela.
• Una vela mayor parcialmente enrollada a menudo se utiliza para disminuir el balanceo del barco cuando se
navega con motor. Es fácil caer en la tentación de cazar el reglaje del pujamen, de manera que la vela no
flamee. Cuando no hay presión de viento sobre la vela un reglaje sobrecazado puede fácilmente sobrecargar
las costuras de los puños de amura y de escota.
Consejos sobre limpieza y estibado
Productos químicos. Las mayoría de las velas pueden soportar los productos químicos más habituales sin perder su
efectividad aunque pueden mancharse o colorearse. Existen algunas excepciones a esta regla:
• El Kevlar y el Nylon no aguantan el cloro. Bajo ninguna circunstancia deben limpiarse o tener el más
mínimo contacto con el cloro. Los materiales tendrán mejor aspecto, pero pueden perder fácilmente hasta
un 90 % de su potencia.
• Las velas laminadas no deben limpiarse con acetona u otros disolventes fuertes en grandes cantidades. La
cola entre los paños puede disolverse debido a la acción de estos productos y de productos químicos
derivados del petróleo, tales como la gasolina y el gasóleo.
• El Polyester/ Dacron, el Spectra/Dyneema y el Mylar son resistentes a los productos químicos arriba
mencionados.
Limpieza de las velas…..
A continuación figura un pequeño resumen de los productos y métodos que pueden
emplearse para limpiar las velas:
• Utiliza un jabón suave, como por ejemplo un lavavajillas normal. Nunca utilices productos de limpieza
que contengan componentes abrasivos.
• Utiliza un cepillo muy blando para soltar la suciedad de la superficie. No utilices un cepillo duro, ya que
podría desgastar la vela
• Para quitar manchas que están más incrustadas, la vela se debe poner en remojo durante 12 horas o más.
De esa manera, el producto puede penetrar en las fibras y soltar la suciedad.
• El agua debe ser templada.
• Utiliza mucha agua dulce para aclarar después.
• En caso de velas enmohecidas se debe utilizar una solución de cloro muy diluida, a no ser que la vela este
hecha de Kevlar o Nylon. Pon la vela en remojo. (¡¡NUNCA MEZCLES CLORO Y AMONIACO!!) .
Limpia a fondo. Ahora el moho debería estar muerto y la mancha debería desaparecer. La efectividad del
método depende de lo incrustado que se encuentre el moho. Con el tiempo desaparecerá cada vez más la
mancha.
• Cuando seques la vela en el puerto debes elegir un día sin viento ni lluvia.
Cómo evitar daños en el mar…
Es fácil que la vela sufra importantes desperfectos mientras se navega. La mayoría de los accidentes/daños tienen
lugar bajo condiciones extremas de viento/olas. Las razones suelen deberse a que se han tomado rizos y cambiado
las velas de manera defectuosa en condiciones poco favorables. Lo mejor es evitar estos accidentes estando
preparados.
a) Anticípate al tiempo. Riza la vela mayor, cambia la vela de proa y cambia el trimado antes de ser necesario. Si el
viento sube, toma las precauciones necesarias antes de que sea demasiado tarde y el barco este totalmente escorado.
b) Comprueba las cosas más evidentes. Antes de izar la vela de proa, controla que la escota este bien atada y no se
encuentre enredada.
c) Mantén las drizas, la guía de la vela mayor y otros herrajes en regla de manera que no tengas ningún
problema a la hora de izar la mayor.
d) Practica rizar las velas en un día sin viento, de manera que todos sepan lo que tienen que hacer. Si no es
posible practicar, repasa la rutina con instrucciones claras sobre la tarea de cada persona.
e) Si las condiciones se hacen extremas, arriba o navega en un rumbo más cómodo mientras las cosas se organizan.
Estiba…
No dejes que las velas se queden en el estay de proa durante más de 1-2 semanas seguidas sin ventilar y mojadas,
especialmente después de que haya llovido, ya que son grandes las posibilidades de que se vean afectadas por el
moho.

Fuente: North Sail Argentina

Dejar respuesta