Tormentas de Verano

0
89

Navegar por el mediterráneo en verano es muy seguro, pero debemos tener siempre presente que inesperadamente nos puede sorprender una tormenta y que por muy verano que sea, puede ser tan peligrosa como una de invierno. Debemos saber como actuar y conocer que papel tiene que adoptar cada miembro de la tripulación.

En verano las tormentas pueden ser de corta duración, a veces solo de unas horas de duración pero de gran intensidad con vientos de fuerza 10 y todo el aparato eléctrico con olas de gran altura. Lo más peligroso proviene del hecho de ser inesperadas y de formarse en un tiempo muy corto, a veces solo de pocas horas.  Para que se formen es necesario que la atmósfera esté muy cargada de humedad y que la alta radiación del día permita la posterior formación de nubes de alto desarrollo vertical, muy oscuras y con forma de yunque.  La lluvia puede venir acompañada de fuertes granizos debido a las bajas temperaturas de estos tipos de nubes muy altas.

Estando en calma completa con el velero casi parado, comienza a soplar una agradable brisa al tiempo que se oscurece la atmósfera o se forma una banda negra en el horizonte. Navegando a vela esto nos puede engañar y hacernos sacar trapo o incluso el spi si la dirección lo permite, para navegar a más velocidad. En pocos minutos, y soy testigo de ello, el viento salta con más fuerza obligándote a recoger las velas desplegadas, tomar rizos, o navegar con únicamente un tormentín. A los pocos minutos se encuentra uno con fuerza 8, 9 o 10 y mucho miedo en el cuerpo.

Debemos ser precavidos y anticiparnos a estos cambios de viento que se pueden producir en quizás un cuarto de hora. Muy poco tiempo para poner todo el génova, sacar el spí y entangonarlo, recoger el spí, enrollar el génova y tomar un rizo, tomar dos nuevos rizos y enrollar todo el génova, recoger mayor e izar un tormentín, repasar mentalmente la maniobra de hombre al agua, comprobarnos los chalecos y estibar todos los artilugios veraniegos que empezarán a saltar por el salón.

Al cabo quizás de un par de horas desaparece el chubasco tan repentinamente como vino, quedando un viento fresco remanente que sí podemos aprovechar con más seguridad.

Fuente : Fondear

Compartir
Artículo anteriorCómo bajar un jetski al agua
Artículo siguienteVELERO PUMA

Dejar respuesta