Un pedazo del alma (crucero Spray) (parte 1)

0
391

Para la familia Scarabino sin lugar a dudas al ver este final de la historia del proceso de restauración es como recuperar a un hijo aunque ahora se encuentre lejos.
Un hijo que nació nada menos que en el año 1942 (diseñado y construido por el astillero Ortholan) y luego de una vida junto a la familia termino en manos de un empresario italiano apasionado por la restauración de embarcaciones.
Luego de más de dos años reemplazar gran parte de la obra viva como así también su motor, instrumental e instalaciones estos son sus resultados.

Primero un poco de historia en fotos

y despues de este tiempito apenas un abrir y cerrar de ojos para una embarcacion de mas de 60 años.

edicion: juan jose hernandez

embarcacion cortesia de: www.barcosdelinterior.com.ar

y del Sr. Mario Luis Scarabino

Compartir
Artículo anteriorEL VELERO MAS GRANDE DEL MUNDO
Artículo siguienteMaltese Falcon

Dejar respuesta